Reseña Histórica del Liceo N°1 “Javiera Carrera”

Reseña Histórica del Liceo N°1 “Javiera Carrera”

En Chile, hacia la segunda mitad del siglo XIX, se inician los primeros intentos sociales y educativos para instituir la participación en todos los ámbitos, como una nueva modalidad liberadora y humanizante. Eran los incipientes pasos para superar la exclusión que, desde los tiempos del Descubrimiento, Conquista y Colonia habían imperado, haciendo propiedad casi exclusiva de las clases dominantes el poder y la educación. Y solo en ese tiempo comienza recién la preocupación nacional por el desarrollo educativo de la mujer, que había sido postergada o discriminada, con respecto a los hombres, pues limitaba sus objetivos solamente a actividades domésticas o de servicio social.

Esta intención de incorporar educativamente a la mujer a la sociedad se cristaliza en 1860, fecha importante en que se promulga la Ley Orgánica de Enseñanza Primaria Normal, que determinó la igualdad de condiciones para ambos sexos en la educación. En 1877, también por gestión legislativa, la mujer pudo acceder a los estudios universitarios.

Grupo de alumnas de la Escuela de Talca, 1892. Archivo fotográfico. Museo de la Educación Gabriela Mistral.

Nuestro país recibía y acrisolaba incondicionalmente el impacto de ideologías educativas extranjeras dominantes, principalmente europeas, como la inglesa francesa y, en especial, la alemana.

La influencia de la Racionalidad Técnica, traducida en códigos agregados, de clasificación y enmarcación fuertes y basados en un poderoso conductismo, fueron traídos a Chile por pedagogos alemanes contratados para estructurar jerárquicamente planes, programas y métodos educativos, con el fin de modernizar nuestra educación. En 1889 se encarga a profesores alemanes la fundación del Instituto pedagógico, por gestión y decreto del Ministro Julio Bañados Espinoza. Y en 1893, el Ministro de Instrucción Pública Máximo del Campo, designa a la educadora alemana Juana Gremler Lorenz (1895-1919), visitadora de Liceos subvencionados de nuestro país por su experiencia como directora de dos liceos de niñas en su tierra natal y para elaborar un proyecto de programas de un Liceo Fiscal de Señoritas. Este plan fue aprobado el 9 de marzo de 1894 por Decreto N°629 y el 31 del mismo mes se procedió a nombrarla directora del naciente “Instituto de Señoritas de Santiago” nombre de origen de nuestro actual Liceo No1 “Javiera Carrera”.

Liceo de niñas “Javiera Carrera” en clases de Geografía, hacia 1927. Obra: “Actividades femeninas en Chile”.

Inicialmente, el establecimiento funcionó con tres cursos: dos cursos de preparatorias y uno de primer año humanidades. El local era una propiedad particular ubicada en Compañía 1360 que tenía las condiciones materiales necesarias para el normal funcionamiento de los cursos existentes y del alumnado matriculado. Había gabinete de Física, Ciencias Naturales, Laboratorio de Química, Biblioteca para atender a las diversas asignaturas.

En Marzo de 1895, ingresaron al Instituto 114 niñas de las familias más importantes de la época. El objetivo general pedagógico fue “formar futuras madres de familia y no prepararlas para seguir una carrera o profesión, siendo condición indispensable para su ingreso al plantel, que pertenecieran a familias honorables, aristocráticas y acomodadas”.

Ya en 1913, la Srta. Gremler establece un primer plan de estudios, similar al currículum de los liceos de hombres, pero con las adaptaciones propias para el sexo femenino, pudiendo así las alumnas prepararse para rendir el bachillerato y optar a la enseñanza universitaria. De este modo, se cambió el objetivo inicial de formar solo madres de familia. Así funcionaron las cátedras de castellano, Francés, Alemán, Inglés, Historia y Geografía, Ciencias, Matemática, Religión, Gimnasia, Caligrafía, Economía Doméstica e Higiene.

En 1914, las alumnas admitidas eran 300, rindiéndose ese año por primera vez el Bachillerato, dado que se completaban los seis años de Educación Secundaria.

Alumnas y alumnos de la Escuela de Derecho, 1926.

Alumna estudiando Derecho Penal con dos compañeros, 1949.

Los cursos se dividían en dos grupos, unas para dar los exámenes válidos que posteriormente rendirían el Bachillerato en la Casa Central de La Universidad de Chile y las otras que no deseaban proseguir estudios superiores y quedaban sin la validación respectiva.

Los exámenes adquirían su validez ante una comisión formada por dos profesores del ramo que provenían del Instituto Nacional y una representante del establecimiento.

Durante el período de la Srta. Gremler celebró actos culturales, fiestas escolares, Primera Comunión celebrada en la Parroquia Santa Ana y, el onomástico de la Directora, 24 de Junio, fecha que llegó a considerarse como el día del Liceo, tradición que se mantuvo.

El 28 de Junio de 1919 fallece la Srta. Gremler, dejando como legado un modelo de trabajo, organización, esmero y dedicación.

Asume el cargo de Directora, la Sra. Isaura Dinator Rossel (1919-1930) que, con singular acierto, hace innovaciones integrales al establecimiento. Ella era profesora de Matemática. Había sido Subdirectora del Liceo de Aplicación.

La Sra Dinator, junto a su esposo el escritor y poeta don Manuel Guzmán Maturana, cultivaron una singular amistad con la poetisa Gabriela Mistral, quien era muy amiga del Liceo N°1.

En 1921, bajo la dirección de la Sra. Dinator y el gobierno de don Arturo Alessandri Palma dieron a los liceos de Niñas los nombres de mujeres ilustres, adoptando para este establecimiento el nombre de la patriota Doña Javiera Carrera.

La directora Sra. Dinator, se preocupó de la formación integral de las estudiantes, introduciendo asignaturas de Artes Manuales y Economía, más una preparación especial para el ingreso a la Universidad. El idioma francés fue obligatorio, en tanto los idiomas alemán e inglés fueron optativos.

Bajo su dirección, se abrió el Liceo hacia la comunidad, iniciándose las actividades de sensibilidad social y participación comunitaria a través del reparto de alimentos, vestuario y dinero a las escuelas de escasos recursos; colonias escolares; Liga de estudiantes Pobres y Sociedad de veteranos del 79; apadrinamiento de una escuela pública y la creación del primer Círculo de Amigos de Niños Proletarios.

En 1923, el Liceo, celebra por primera vez en Chile, el día de la Madre. El 15 de octubre de 1924, también por primera vez, el Liceo presenta una Revista de Gimnasia y Danza Rítmica en el Club Hípico de Santiago, a raíz del Cuarto Congreso Panamericano del Niño. También, en este período se inician los viajes de estudio en sexto año humanidades.

En el año 1927, un incendio destruyó gran parte del edificio en que funcionaba el Liceo, Compañía 1360 esquina Teatinos.

El dinamismo de la Directora Sra. Dinator y la cooperación de los padres y apoderados hicieron que se adquiriera la casa perteneciente al General Manuel Bulnes, en Compañía 1412, ubicación actual del establecimiento.

Dentro de las actividades externas al Liceo, la Sra. Dinator fue nombrada miembro del Consejo de Instrucción Pública, preocupándose de problemas pedagógicos y sociales en defensa de la mujer. Dirigió el Liceo durante once años.

En el año 1930 asume la Dirección del Liceo la Sra. Berta Topp Griebel (1930-1945), profesora de Inglés. Respetada por autoridades educacionales, padres y apoderados, se caracterizó por su alta exigencia a los maestros, por el deber ser de los profesores, por la puntualidad a sus horas de clases. Era de espíritu severo y tenía un gran prestigio como exigente examinadora de Bachillerato.

La Sra.Topp puso especial énfasis en las academias: Oral, Literaria y de Ciencias. Durante este período se realizan importantes innovaciones, entre ellas, la Graduación de las alumnas que, en sus inicios se efectuó en el mismo establecimiento, pero con posterioridad se realizó en el Teatro Municipal con asistencia de las más altas autoridades de la Nación.

Se inaugura la piscina temperada del Liceo, ubicada debajo del Teatro del Liceo y que actualmente está en vía de reactivación.

En 1938, en el acto inaugural del Estadio Nacional, participan las alumnas con una muestra de gimnasia dirigidas por la destacada profesora Srta. Blanca Vidal Lazo.

Se establecieron las competencias deportivas en básquetbol, vóleibol, ping-pong y natación y, se construyó un horno para los objetos artísticos de cerámica que crean las alumnas.

Al jubilar la Sra. Topp de Johnson en 1945, deja el Liceo con 33 cursos: 11 de escuela primaria anexa y 22 de humanidades. Además, magníficos gabinetes, salas de Dibujo, Labores y Canto, dos gimnasios, piscina temperada, teatro, Departamento de Economía Doméstica, Sala de Puericultura, una Biblioteca dotada de libros en diversos idiomas.

Posteriormente, dirige el Liceo la destacada educadora Sra. Marina Silva Maturana (1946- 1967). Era profesora de Francés en Liceos de provincia, fue Inspectora General, visitadora de liceos en la asignatura de francés. Trae consigo cultura y experiencias de sus viajes y estudios de La Sorbone. Fue condecorada de la Legión de Honor y Palmas Académicas, por su labor de difusión del arte, del pensamiento francés.

En su período, crea el Centro de Alumnas, Centro de Padres y Apoderados, la Biblioteca Infantil para la Escuela Anexa. Establece el Servicio de Orientación, el Centro de Bienestar de las alumnas e impulsa la construcción del Refugio de Quintero. Da auge a las actividades culturales, en las cuales participa, entre otros, el poeta Pablo Neruda.

La Sra. Silva obtiene la aprobación de los planos y el dinero necesario para la edificación de los nuevos pabellones del liceo.

La directora Sra. Silva, poseedora de una excelente preparación académica, sólida cultura y firme carácter, dirigió el Liceo por espacio de 22 años y, fue subrogada por enfermedad, por la Sra. Laura Mac Mahon Olave (1967- seis meses), profesora de Inglés e Inspectora General del Liceo.

Asume la Dirección, en calidad de interina, la Sra. Elena Zamorano González (1967-1969), profesora de Historia e Inspectora General del Liceo, delicada poetisa, fue respetada y estimada por maestras y alumnas; engrandeció el Liceo en los aspectos formativos y participativos.

Acorde con la Política Educacional, se inicia una total y efectiva reorganización estructural del establecimiento, a cargo de la destacada profesional, de sólidos principios cristianos y humanistas, Srta. María Oróstica González (1969-1979), profesora de Historia y Geografía, con estudios de post-grado en Administración Educacional, permaneciendo en la dirección durante diez fructíferos años.

Sra. María Oróstica González (1969 – 1979)

En su período, gobierna el Presidente Eduardo Frei Montalva, quien promueve la Reforma Educacional, ampliando la cobertura educacional e iniciando una reestructuración de la enseñanza básica y media, la que Srta. Oróstica fomenta y consolida positivamente. Su vasta experiencia, primero como alumna, luego como profesora e Inspectora General del Liceo, le permitieron intensificar su labor educativa con la creación de la Biblioteca, el Laboratorio de Idiomas, la Brigada de Seguridad y la reconstrucción del Refugio de Quintero.

Finalizado el período de la Directora Srta. María Oróstica, asume la Sra. Alicia Vásquez Bustamante (1979-1990), quien se inició en el establecimiento como paradocente y, luego, como profesora de francés, Inspectora General y Subdirectora.

En este período, muchos fueron los acontecimientos y cambios que vivió la sociedad chilena que, por cierto, se experimentaron en el Liceo, entre ellos, la municipalización cuyo objetivo de traspaso de los planteles desde el Ministerio de Educación a las Municipalidades fue buscar mejoría en la calidad educativa, eficiencia en la asignación y uso de recursos, mayor cercanía de la escuela con la comunidad local.

Este proceso de municipalización que se inició en 1980 durante el Gobierno Militar, terminó de implementarse el año 1986. De esta manera, el Liceo fue municipalizado, identificándose como Liceo A-1 “Javiera Carrera”.

Otra característica de esa época fue la implementación de la Carrera Docente y, la incorporación del Liceo nocturno N°3 en la tercera jornada, el que luego se fusionó con el mismo nombre al Liceo femenino, con una enseñanza mixta, educando a adultos que generalmente trabajaban en el sector; logrando muchos de ellos, alcanzar estudios universitarios y algunos ocuparon importantes cargos públicos.

Durante la gestión de Sra. Vásquez se procuró desarrollar una educación integral en las alumnas, creándose diversas actividades extraprogramáticas, entre ellas, Interac, organización vinculada al Rotary Club; Comité de Senescencia, Cruz Roja, Teatro, Folklore, Academia Científica y Literaria, Gimnasia artística y rítmica, Selección de gimnastas, Básquetbol, Patinaje artístico, Coro de alumnas que, por muchos años dirigiera don Mario González López (Q.E.P.D.) y obtuviese el primer lugar en el Concurso Nacional “Crecer Cantando” del año 1988.

En todas las actividades, las alumnas tuvieron elogios y premios a nivel Comunal, destacándose algunos en el Regional y el Nacional.

El Refugio de Quintero abre sus puertas a la comunidad liceana. Se fomentan las Colonias Veraniegas para alumnas de escasos recursos; período de vacaciones para el personal docente y paradocente del liceo.

Con la llegada del gobierno democrático, la Dirección de Educación Municipal llama a concurso de antecedentes para proveer los cargos de Directores de la Comuna, de tal manera, que en el Liceo gana concurso Sra. Elízabeth Ormeño Ortíz, quien asume el año 1990 por un período de tres meses y, el 29 de Mayo fue destinada al Departamento de Educación de la Municipalidad.

A contar de esa fecha asume la Dirección del establecimiento, en calidad de Subrogante, la Subdirectora Sra. María Rebeco Castro (1990-1992). Durante este período, el sello distintivo fue la participación democrática de todos los estamentos, se impulsó la creación de un reglamento interno para el centro de alumnas (CALU), se reorganizó el Centro de Padres (CEP A), se reestructuró el Consejo Coordinador con la participación de todos los representantes de los estamentos. Y, fundamentalmente se crea un organismo colaborador

denominado Equipo de Gestión (EGYTIM), con el objeto de impulsar la elaboración del Proyecto Educativo del Liceo.

La Sra. Rebeco inicia las gestiones con autoridades de gobierno y municipales para financiar la construcción del gimnasio del liceo y, además, formula junto a la profesora Srta. Nora Abaroa las bases del anteproyecto de Celebración del Centenario del establecimiento.

Asume por un año el cargo la Sra. Mónica Barrientos Estrada (1993-1994), correspondiéndole entre otras actividades, presidir las festividades del Centenario del Liceo que se realizan en 1994.

Dentro de las principales realizaciones del Centenario, se destacan la Misa de Acción de Gracias en la Catedral Metropolitana, presidida por el Arzobispo de Santiago, Monseñor Carlos Oviedo Cavada; Inauguración de la Colección de Artes “Una mirada a la pintura” en el Museo de Bellas Artes. Dicha colección es una reproducción de grandes pintores hechas por las alumnas y dirigidas por las profesoras de Artes Plásticas y, que hoy existen en la actual Pinacoteca del establecimiento. Otra de las actividades fue la inauguración del busto de doña “Javiera Carrera” y la emisión del Sello Postal conmemorativo de los 100 años de la fundación del liceo, fue otra de las actividades importantes.

En Agosto de 1994, la Sra. Barrientos fue removida de su cargo y destinada en cometido a la Dirección de Educación Municipal y, posteriormente, como Directora del Liceo Municipal Metropolitano de Adultos.

Por decisión de la autoridad municipal, asume interinamente la Dirección, la Srta. Julia Alvarado Thimeos, quien se desempeñaba como Subdirectora desde Marzo de 1994 al dejar el cargo Sra. María Rebeco.

El 1 de Septiembre de 1994, comienza la gestión de la Srta. Alvarado, Profesora de Estado en Química, poseedora de un vasto currículum, con estudios de Post-Grado en Educación: dos Magister, uno con mención en Administración Educacional, y otro en Currículum Educacional; Diplomados en Gestión Pública y Directiva; Doctorado (t) en Educación y Pedagogía Social.

Las primeras actividades de la Srta. Alvarado se relacionan con la Coordinación de la celebración del Centenario del Liceo y la creación del Proyecto Educativo Institucional que fue aprobado por el Ministerio de Educación el año 1995.

Asume la difícil tarea de ordenar las finanzas y devolver la confianza de los padres y apoderados, solicitando asesoramiento al Ministerio de Justicia para promover la formación de otra directiva del Centro de Padres y, que posteriormente será dirigida por la destacada Jueza Sra. Lucía Vaganay, apoderada del Liceo. Junto a la nueva directiva del Centro de Padres, integrada por Sra. Rosa Díaz, Sra. Lucía Carrillo, Sr. Arturo Guerrero y otros apoderados comprometidos, impulsa la modernización del Liceo con reformas encaminadas a una mejor calidad de vida de las alumnas y de la comunidad javierina; entre ellas, destacan remodelación de la infraestructura, habilitación de espacios físicos, construcción del gimnasio, remodelación del refugio de Quintero, construcción de salas de clases, remodelación de la biblioteca incorporando una sala de computación y otra virtual.

La Directora Srta. Alvarado colaboró con la Reforma Curricular a través de su destacada participación en dos comisiones del más alto nivel convocadas por los Sres. Ministros de Educación, Don Sergio Molina y Don José Pablo Arellano respectivamente, para revisar y mejorar la versión del nuevo marco curricular de la Educación Media que el Ministerio presentó para su discusión al conjunto de la educación media del país y, luego, para su aprobación al Consejo Superior de Educación.

Posteriormente, Entre los proyectos que se desarrollaron en este período, se recuerda al Proyecto “Chinitas al espacio” que se inició en 1995 culminando en Julio de 1999 cuando el experimento viaja en el transbordador Columbia en la misión STS 93, realizado por la NASA.

La señorita Alvarado, renuncia a su cargo en junio del año 2014, en medio de una gran efervescencia social y estudiantil.

El año 2014, asume como Directora subrogante, la señora Inés Aqueveque Catalán, Profesora de Estado en Castellano, Magíster en Currículum y Evaluación y Doctorado en Planificación e Innovación (c), quien se había desempeñado como docente de aula, Jefa de Departamento, elegida por su pares; ganadora de concursos como Inspectora General durante 10 años: El año 2016, asume como titular en el cargo, por Alta Dirección Pública; a la fecha la señora Aqueveque se ha destacado por un liderazgo distribuido, consultivo, que ha fortalecido el desarrollo profesional docente, ha impulsado y dirigido Proyectos de Mejoramiento que benefician a las alumnas para tener una mejor calidad de vida estudiantil, una construcción ciudadana y un posicionamiento académico y humano en este mundo contemporáneo.

Destacan en su periodo, la actualización del Proyecto Educativo Institucional, instrumento que se transforma en un adecuado motor acorde a los tiempos y a las nuevas generaciones. Ha sido la gestora para que el establecimiento tenga programas propios de 7° básico a 2° medio reconocidos y aprobados por el Mineduc, para acrecentar los saberes de las estudiantes

y estén a la par con otros colegios de prestigio con diferentes formas de financiamiento. También se ha implementado el Plan alternativo a Religión (PAR) con el ofrecimiento de diversas asignaturas en diferentes áreas que potencian el papel de la mujer de este siglo, entregando un bagaje amplio de conocimientos en áreas científicas, éticas, humanistas. Asimismo se han creado 81 redes de apoyo con diferentes instituciones universitarias, culturales, deportivas, de salud, artísticas, para la atención eficiente y expedita de las estudiantes y sus padres. También convenios de colaboración con institucione culturales como Centro de Arte Alameda, Museo de la Memoria, entre otros. Además se ha apoyado a los docentes en las diversas actividades que realizan a través de talleres deportivos, artísticos, científicos, humanistas. En el área de las Ciencias se creo el Centro de Investigación Javierino a cargo de la docente Roxana Nahuelcura, también destaca el taller de Robótica, Patrimonio con diversas actividades de investigación, proyectos y conversatorios, taller de Medioambiente, que ha construido un invernadero en el establecimiento, busca generar conciencia de la problemática actual entre las estudiantes y estimular la participación en la protección y calidad de vida de las personas.

En este periodo se le ha dado gran importancia al desarrollo profesional de los docentes y asistentes en la capacitación permanente en diversas áreas: curricular, emocional, convivencia escolar, género y sexualidad.

Se implementó una sala de primeros auxilios con personal idóneo que atiende a las estudiantes en ambas jornadas. Se creo un espacio llamado “café literario” para la recreación de las estudiantes. Se amplió el comedor de las estudiantes, se recuperó la Sala de Profesores y se implementó el Laboratorio de computación, como también el Laboratorio de Ciencias. Se remodelaron los baños y el sector de camarines y está en proceso de licitación el proyecto de remodelación de la piscina.

Es importante destacar el rescate de la publicación de la Revista institucional “Domo” como objetivo central está ser un medio de comunicación entre la institución, la comunidad y los amigos del Liceo, a través de sus publicaciones busca fortalecer la identidad Javierina, siendo un aporte académico, cultural, un lugar de esparcimiento que brinde espacios de participación a cada integrante y motive a quien la lee a superar momentos difíciles como los que hemos tenido en este periodo.

Actualmente se ha implementado el “Plan Liceo 1 Virtual” como una respuesta a las necesidades impuestas por la pandemia del covid-19, atendiendo a toda la comunidad de acuerdo a las necesidades académicas, emocionales y materiales de las estudiantes, sus padres, docentes y asistentes de la educación.

Desde que se creó el Sistema Nacional de Evaluación al Desempeño (SNED), otorgado por el Ministerio para los colegios de excelencia académica, el Liceo N°1 “Javiera Carrera”, siempre lo ha obtenido. Son los criterios de efectividad, eficacia y eficiencia los que han prevalecido en una ubicación de buen nivel, entre ellos, están las innovaciones pedagógicas, iniciativa, liderazgo compartido, acción con la comunidad de padres y apoderados. Los avances alcanzados por la actual gestión, considerando todos los elementos de la organización, son la resultante de un liderazgo comprometido con la institución, incentivando la mística entre las alumnas y su comunidad, procurando obtener resultados de excelencia que insten a cumplir con la misión del establecimiento:

“Formar mujeres íntegras capaces de ingresar a la Educación Superior enfrentando una sociedad en constante cambio”.