Querida alumna:

Santiago, Abril 2021

Primero que todo quiero saludarte y contarte una historia para que puedas comprender por qué estoy realizando esta acción de entregarte hoy un PC con la esperanza de que con este granito de arena pueda ayudarte a concretar tus sueños.

Mi nombre es Claudia, estudié en nuestro querido Liceo 1 de niñas Javiera Carrera , entre los años 1975 – 1981 , ingresé por mis notas y porque mi madre y padre tenían en sus cabezas que lo único que nos podían dejar en este mundo (a mí y mi hermana) para salir adelante era la educación.

Mi padre era obrero, su padre, mi abuelo, lo sacó del colegio a los 12 años para  llevarlo a trabajar en la fábrica donde trabajaba él, (así era en esos años, los años 40), por lo que sólo cursó hasta 6to básico, mi madre  también llegó hasta 6to básico, igual que mi padre, ella trabajaba en una tienda, por lo tanto mi padre era un obrero  y mi madre una dependienta, ambos sin estudios. Tuvieron 2 hijas, yo soy la menor y mi hermana, era un año mayor, vivíamos en la comuna de San Joaquín. Mi madre dejó de trabajar y se convirtió en dueña de casa desde que nació su primera hija.

Un día una profesora de kínder le dijo a mi mamá algo que nunca se le borró y que tuvo como consecuencia que nosotras ingresáramos al L1, ella le dijo: “Sus hijas son inteligentes, no deje que se pierdan,  cuando pasen a 7mo básico, sáquelas de este colegio y póngalas en el L1 “ y mi mamá, que no sabía qué era el L1, averiguó por todas partes y consiguió postularnos.

El Liceo me entregó muchos conocimientos y valores, con profesores y profesoras comprometidas, y nosotras nos dedicamos a estudiar, porque el conocimiento que te entregan, si no lo aprovechas, si no estudias, si no te sacas buenas notas, lamentablemente no sirve de nada.

Éramos pobres, bien pobres, nunca tuve una moneda más allá que para la micro y no lo digo como queja, ni para dar lástima, es sólo que recuerdo a compañeras que tenían dinero para comprar unos berlines maravillosos y unos pasteles de chocolates exquisitos que vendían en el kiosko del Liceo ( los venden aún?) , yo nunca pude comprarme uno de esos, ni un chicle siquiera, por eso yo me siento orgullosa de quien soy, de donde vengo, de mis padres, de su esfuerzo, nunca me he avergonzado, al contrario, me produce una tremenda convicción de que

SI SE PUEDE, se puede surgir, se pueden lograr todos los objetivos que te propongas si estudias, si logras entrar a una universidad ojalá tradicional y lo digo así porque quienes no tenemos conexiones, ni pitutos, ni redes, lo único que tenemos es nuestra cabeza, nuestros valores y donde estudiaste, lamentablemente es así, por eso para mí es importante que este Pc quede en manos de una persona que lo aprovechará para lograr lo que hoy, tal vez creas algunas veces que no es posible, pero te digo algo? SÍ ES POSIBLE, es posible poder ser una profesional exitosa y/o reconocida, aunque tus orígenes no sean de cuna de oro.

Yo estudié Ingeniería Comercial, en la Universidad de Chile, quedé en el 7mo lugar de ingreso entre 150 nuevos alumnos y te lo cuento no para jactarme, porque eso no me interesa, me interesa motivarte, quiero que me creas que sí se puede, yo sólo estudié para la prueba con lo del Liceo, e hice montones de facsímiles que me daban en el Liceo y que me prestaban, y practiqué, practiqué y practiqué.

Hoy tengo 55 años y hace 3 decidí jubilarme, quería más tiempo para mí y gracias a Dios lo pude hacer, he trabajado (sin ningún pituto) en empresas como Telefónica, Codelco, y en otras dos empresas que seguro no conoces pero que tienen entre 6000-8000 trabajadores o sea lo que llaman grandes empresas y en todas ellas ocupé el cargo de Gerente o Directora, sí, yo, la hija de un obrero y de una dueña de casa que sólo llegaron hasta 6to básico, pero que siempre estuvieron a mi lado para apoyarme y entregarme valores.  Y los sueños se fueron cumpliendo,

 Hoy mi sueño es que este pequeño gesto que intento hacer mediante este Pc, te  ayude a  cumplir tus sueños, pero el Pc es sólo un instrumento, un facilitador, tú eres la parte más importante, y mi mayor deseo es saber algún día en unos años más que tú eres una tremenda profesional y que estás ayudando a tu padre o a tu madre o a quien sea que hoy está a tu lado luchando también porque tú surjas y te conviertas en todo lo que tu potencial permita, porque creo que uno debe devolver la mano a la vida, espero que tú algún día también lo hagas.

Con cariño y el deseo del mayor de los éxitos para ti en tus estudios y en la vida.

Una ex alumna,  Javierina de corazón.

NADA ES IMPOSIBLE.

Pd: Mi hermana es médico, también estudió en la U de Chile.